…A que no te atreves a …. Bienvenido al mes de Aries

Llegó el mes de Aries con toda la fuerza y el impulso necesario para sacarnos de la zona cómoda y adentrarnos en la magia de lo nuevo.

Aries es el primero de los signos de fuego y el primer signo de los ciclos astrológicos, tanto del lunar como del solar. Aunque el calendario hebreo reconoce Rosh Hashaná como el año nuevo, Nisán, como lo llaman en Kabbalah (Aries) es en realidad el primer mes del año calendario, por eso es que estamos festejando el año nuevo astrológico al mismo tiempo que pasó el eclipse solar en el último grado de Piscis y festejamos la entrada de la Primavera con el equinoccio, ¿Qué nos dice esto? Para recibir debemos estar dispuestos a soltar, ya sean actitudes, situaciones, pensamientos, personas o cualquier cosa que nos esté deteniendo.

¿Qué hemos estado haciendo las últimas semanas? ¿En qué hemos dedicado nuestras energías? Aries nos dará el impulso que necesitamos para renacer y reinventarnos, despojarnos de lo que ya no necesitamos y emprender hacia nuevos proyectos y una nueva vida.

Llegó el momento de acceder a un nuevo estado de conciencia. Se lee fácil, pero la realidad es que es un esfuerzo de todos los días, que, sin duda, nos dará grandes frutos.

Aquellos nacidos bajo el signo de Aries suelen ser poderosos, energéticos, vigorosos, pioneros, agresivos, progresivos y dominantes.  Cuando se trata de luchar, harán cualquier cosa para ser los ganadores y los primeros en dar en el blanco y derrotar al enemigo. Al tener esta energía en el aire, el mes de Aries nos permite dejar atrás los bloqueos personales que nos impiden alcanzar la libertad verdadera en todas las áreas de nuestra vida. Aries está gobernado por Marte, el planeta de la guerra, el cual nos dará la oportunidad de librar la guerra contra todos los conflictos que hay en nuestra propia vida. Nos ayuda a infundir el año con la conciencia adecuada en cualquier zona de guerra, ya sea entre nuestros propios pensamientos, personas o en los conflictos que surgen entre nosotros a diario: la lucha entre el Deseo de Recibir para Sí Mismo y el Deseo de Compartir.

“Todo proceso toma su tiempo, sobre todo, aquello que es para siempre”

Todo tiene su proceso. Acelerar el proceso no tiene sentido. Hay una belleza en dejar que  las cosas sean como tienen que ser.

La oportunidad de rediseñar nuestro año entero, de implementar el orden en lugar del caos, la libertad en lugar de la esclavitud, es ahora. A cada uno de nosotros se le ha otorgado el poder de utilizar esta ventana cósmica y de reinar victorioso en esta batalla contra la negatividad.

Y tú, ¿Cómo estás utilizando la energía que nos regala el Universo?

Fuente: Kabbalah Centre

Por: Pilar Villicaña