El mes de Sagitario

Bienvenidos a una nueva etapa, es hora de cambiar de mood, llegó el mes de los milagros: Sagitario.

El sábado 22 de noviembre empieza el mes de Sagitario, simbolizado por el centauro con arco y flecha. Nos ayudará a cambiar de perspectiva ya que al mismo tiempo tendremos la Luna Nueva en el mismo signo, signo de los milagros, del impulso y del cambio.

Sagitario (Kesher en hebreo) quiere decir arcoiris, los siete colores básicos que comprenden el espectro de la Luz. El Zohar nos dice que el arcoiris es la fuerza que actúa como contrapeso del juicio y de la negatividad, es la luz que Sagitario necesita y el balance que le da equilibrio a su vida.

Los sagitarianos, como personas, se relacionan con todo lo que sea expansión, ya sea expansión física, a través de viajes y exploración, o expansión mental, a través de filosofía, lectura, pensamiento y escritura. La energía de Sagitario contiene a Jánuca, la ventana de 8 días en el tiempo a través de la cual fluye la energía de los milagros a este mundo. Como resultado, las personas nacidas en este mes poseen una especie de “conocimiento” simple de que los milagros pueden ocurrir y ocurren.

Sagitario es un signo de fuego y está íntimamente asociado con el elemento aire, lo que significa que los Sagitario son propulsados por el fuego, como un cohete, por una fuerza que surge de las profundidades del espíritu. Se distinguen del resto por buscar constantemente nuevos retos. Este comportamiento aventurero, si no se equilibra con el criterio, hace a los Sagitario un tanto inmaduros. Probarse a sí mismos es lo único que les interesa. Incluso pueden desviarse momentáneamente de su camino para hacer más difícil la lección. Con la Luna Nueva en Sagitario, tendremos tendencias a desviarnos del propósito, nuestro trabajo será usar ese impulso para enfocar nuestras energías en el verdadero camino. La respuesta está en el fondo de nuestra alma.

Al ser un signo de fuego, los sagitarianos no son conocidos por su tacto y sensibilidad. Como el arquero que simboliza este mes, ellos pueden lanzar sus palabras como flechas sin tomar en consideración qué escuchará exactamente la otra persona y qué puede manejar y aguantar. Como resultado, parte de su corrección es practicar constantemente hacer una pausa antes de hablar y conscientemente salir de sí mismos para pensar en otros.

Debido a que todos estaremos afectados por esta energía sagitariana durante las próximas cuatro semanas, nos corresponderá ser especialmente cuidadosos en cuanto a lo que decimos y cómo lo decimos durante este periodo de tiempo.

Todos y cada uno de los errores que un Sagitario comete se le graban en la memoria para referencia futura. Aunque son demasiado orgullosos para admitirlo, los Sagitario escuchan las críticas, aprenden de ellas y las usan para realizar su Tikún (Corrección). Ven todo como una oportunidad para aprender y progresar. Para los Sagitario, la señal del arcoiris es el escudo del que dependen, la “luz al final del túnel”.

Los Sagitario deben dejar de pensar que cada reto es una oportunidad para gozar y deben aceptar el gran reto espiritual de revelar la Luz. Para evitar la irresponsabilidad, necesitan restringir su comportamiento aventurero.

El crecimiento de los Sagitario es bastante sencillo, dado que, por naturaleza, tienden a progresar, aprender y a controlar su propio destino. Apenas enfrentan un problema, buscan la manera de resolverlo. Aceptan la incomodidad que implica el crecimiento y éste es precisamente el camino para la superación y la corrección.

Por muchas razones, siempre es una bendición tener a un Sagitario en nuestras vidas. A mi Sagitario favorito: ¡Gracias por tanto aprendizaje!

Este mes, debemos asegurarnos de que las flechas que lancemos al universo sean positivas para que sólo traigan energía positiva y Luz de vuelta hacia nosotros y al mundo.  Aprendamos de la maravillsa energía sagitariana.

Llegó el momento de actuar y soñar en grande…

Pilar.

Fuente:  Kabbalah Centre, astrología aplicada.