La última Luna Llena del año 2015 nos abraza en el signo de Cáncer

La última Luna Llena del año tuvo lugar el pasado 25 de diciembre 2015 en el signo de Cáncer, signo de agua y emocional. Esta Luna te ayudará a despertar tus emociones, sobre todo hacia aquellos que nos rodean.

Esta fue la primera Luna Llena desde 1977 que coincide con Navidad alcanzando un máximo despertar espiritual. La Luna representa la energía femenina o yin. Ella representa el lado intuitivo de la vida y su energía nos mueve suavemente lejos de la lógica, acercándonos a nuestros pensamientos y sentimientos más profundos.

A la Madre Luna le encanta estar en el signo de Cáncer, ya que es donde se siente más cómoda, más compatible y lista para hacer su trabajo. Esto significa que mientras que la Luna está en Cáncer todos vamos a estar sintiendo una mezcla de intensidad y placer. De hecho, el amor sin duda está en el aire, sentiremos la necesidad de mostrar nuestro amor y afecto, no sólo con los demás sino también a nosotros mismos.

Esta Luna llena en Cáncer entonces nos invita a encontrar este refugio de amor incondicional, de cuido y de nutrición en nuestro interior, en nuestra propia relación interna y, desde ahí, a cultivar los vínculos en los que nos sentimos cuidados y apoyados. Cáncer es la base, es la raíz, es el origen. Cuanto más profundo podamos llegar dentro nuestro y la raíz de nuestra necesidad, la base de nuestra seguridad, más sencillo y más fácil es situarnos en nuestro entorno y medio ambiente. Estar atentos y conscientes a nuestras necesidades es una responsabilidad que libera a otros de nuestras demandas y que nos libera de tener que atender las ajenas.

Sentirás el impulso de cuestionarte sobre tu lado intuitivo, emocional y sensible con el fin de convertirte en mejor comunicador y mejor amante. Es a través de las relaciones con los demás cuando realmente aprendemos el arte de dar y recibir. La Madre Luna es realmente quien nos recuerda que estamos a cargo y somos responsables de este flujo para estar en armonía.

El 2015 ha sido un año en que hemos habitado un espacio intermedio, un territorio caótico, confuso, crítico y creativo. Como cerramos el año 2015, esta Luna Llena ha llegado como un regalo para recordarnos nuestra naturaleza espiritual, nuestra capacidad de tocar, sentir y percibir las cosas y no olvidar que todos estamos conectados en este Universo. La práctica de la bondad y la compasión hacia los demás y sobre todo hacia ti mismo es la manera perfecta de aprovechar las energías del fin de año.

Practica la amabilidad y la paciencia contigo y con los demás. Enfócate en tu propósito de vida, quien eres y hacia donde te diriges. Saber lo que queremos no implica un control de la situación, solo implica un posicionamiento y una elección.

Somos seres espirituales teniendo una experiencia humana y si aún no estás viviendo tu vida de esta manera, el Universo te dará un “empujoncito” estos días para recordártelo.

Bendiciones de Luna Llena

Por: Pilar Villicaña

pilar@concienciacosmica.org

Leave a Reply