Samhain: La historia detrás de Halloween

1595486-1600x900-[DesktopNexus.com]

El Samhain es una fiesta mágica, mística, hermosa y es una lástima que en algunas ocasiones le den una connotación maléfica y diabólica que no tiene ni ha pretendido tener.

Prácticamente todos los festejos de todas las mitologías de todos los pueblos guardan alguna relación con la agricultura , el paso del ser humano de cazador-recolector nómada a agricultor establecido y el descubrimiento por parte de la naciente conciencia de las periodicidades astronómicas, las estaciones, etc .

De ahí que prácticamente todos los festejos de todos los pueblos del mundo coinciden con los solsticios, los equinoccios o algún otro evento astronómico que se aplica de algún modo a los cultivos u otra actividad productiva.

Origen de Halloween; Samhain y los Celtas

Samhain se celebra el último día de octubre en el hemisferio norte y el primero de mayo en el hemisferio sur y marca el punto medio entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno.

Los antiguos pueblos celtas, llegado el final de Octubre, solían celebrar una gran fiesta para conmemorar “el final de la cosecha”, bautizada con la palabra gaélica de Samhain que significa, etimológicamente, “el final del verano” (no, Samhain no es el nombre de ninguna entidad diabólica). Esta fiesta representaba el momento del año en el que los antiguos celtas almacenaban provisiones para el invierno.

Bajo el nombre de Samhain se esconde la celebración de origen celta más importante que hubo en la Europa pagana, sólo desplazada por el cristianismo que la transformó en el Día de Todos los Santos. En esta fecha, la noche del 31 de octubre al 1 de Noviembre, los celtas celebraran principalmente dos cosas, en primer lugar su devoción y culto a los fallecidos y, en segundo lugar, el fin de la temporada de las cosechas. Era importante ya que coincidía con el Año Nuevo Celta y daba paso a la estación obscura, al frío del invierno y al recogimiento en casa hasta la llegada del buen tiempo y las cosechas de nuevo.  Anunciaba el momento en el que los animales eran traídos desde los campos, algunos para ser sacrificados y adobados para el invierno, y otros para ser cuidados como animales de cría.

Se acababa el tiempo de las cosechas, y a partir de entonces, los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Los celtas creían que en esta noche de Samhain (hoy noche de Halloween), los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus.

Era la fiesta nocturna de bienvenida al Año Nuevo. La costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano.

Al parecer, los celtas iban recogiendo alimentos por las casas para las ofrendas a sus dioses. Rituales para los que preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder. En esa mágica noche de rituales, la noche de Samhain, se abría la puerta al más allá y los vivos y los muertos tenían una oportunidad para comunicarse.

Se destruyó así todo un importantísimo legado ancestral, sin embargo, en algunos lugares el manto de influencia del Imperio Romano no llegó, como en el caso de Irlanda donde, aunque la religión de los druidas acabó por desaparecer, el primitivo Samhain se siguió celebrando y sobrevivió conservando gran parte de su espíritu a lo largo del tiempo y hasta el día de hoy.

Con el auge de la nueva religión-el cristianismo- la fiesta pagana se cristianizó después como el día ‘de Todos los Santos’ (la traducción en inglés es, “All Hallow´s Eve”, de ahí la expresión actual de ‘Hallowe’en’).

A pesar de ello, los irlandeses, entre otros pueblos de origen celta, siguieron celebrando la tradición festiva de la noche de Samhaim el 31 de Octubre, desde el año 100 D.C.

La fiesta de halloween carece ya de sentido religioso, y como tantas otras, forma parte de nuestra sociedad y cultura consumista.

Una fiesta ancestral reinventada para la sociedad actual del ocio. Nada tiene que ver ya con los rituales de los druidas ni con los pueblos celtas que dominaron la mayor parte del oeste y centro de Europa, y por supuesto, no tiene absolutamente nada que ver con rituales satánicos o invocaciones al diablo, es un momento clave en el año donde se nos da la oportunidad de empezar de cero. Precisamente, es por esto que no debemos olvidar su verdadero origen.

Para los que piensan que es una moda importada de los estadounidenses, aclaremos que no es así, ya que precisamente son ellos los que han mantenido viva esta vieja tradición europea que, todavía en países como Irlanda, se sigue celebrando cada año como la noche de Samhain y que poco a poco vuelve a sus orígenes con más fuerza.

Es tiempo de recogida de todo lo que todavía se puede encontrar en la naturaleza, los últimos frutos más dulces y suculentos, es tiempo de almacenar y guardar todas las provisiones para los largos meses del invierno. Por eso es un momento de gran reflexión y profunda meditación, el final del verano es el final de la vida al aire libre, de las actividades exteriores, de los juegos al sol y al aire cálida, ahora el viento frio deja caer las ultimas hojas y la nueva estación nos trae pensamientos interiores hacia nosotros mismos y hacia el prójimo; es en este periodo que las Pléyades, estrellas de invierno, se iluminan en el cielo, momento en que la noche prevalece sobre el día.

Hemos llegado al final de la rueda del año. Meditamos sobre todas las muertes que hemos tenido que enfrentar en este ciclo, cosas, amistades, situaciones, etc, que dejamos atrás.

Celebremos la muerte como parte de la vida dándole un valor positivo a la entrada de la “obscuridad” (invierno). Samhain sirve de recordatorio de que la vida contiene la muerte, pero también el misterio del renacimiento y del movimiento cíclico y perpetuo.

No, no se preocupen, las brujas no saldremos esta noche a buscar niños para sacrificarlos, tampoco adoramos a Satanás. Estaremos en nuestros hogares dando gracias a la vida y abriendo oportunidades a lo que está por venir.

¡Feliz Samhain!

Pilar Villicaña

pilar@concienciacosmmica.org

Leave a Reply