La magia del Solsticio de invierno y la llegada de Capricornio

La noche del 21 de diciembre se conoce como la noche más oscura del alma y es un momento en que el velo entre otros mundos y dimensiones es más delgado. También es el solsticio de invierno, una época en donde la oscuridad da paso a la luz. Así que el martes 22 de diciembre, desde el Hemisferio Norte oficialmente le damos la bienvenida a esta nueva estación llamada invierno mientras que nuestros vecinos del Hemisferio Sur se llenan de luz y verano. En cualquier caso, los solsticios siempre son eventos mágicos, estemos donde estemos. Se trata de un día que abre una puerta y la energía cardinal abre paso al cambio de vibración.

La palabra solsticio se traduce como “el sol se detiene” y los que están en el hemisferio norte experimentará el día más oscuro del año. Durante mucho tiempo se ha creído que en esta noche, los espíritus visitaban la Tierra con el fin de ofrecer orientación y puntos de vista acerca del próximo año.
En la antigüedad, y aún hoy en día, los rituales sagrados se llevan a cabo para dar bienvenida a seres benévolos que nos guiarán con sabios mensajes. El objetivo es tomar conciencia y responsabilidad de los logros y objetivos que estamos planteando hoy en nuestra vida. Crear conciencia respecto a la estructura que somos, aquella que construimos paso a paso con nuestros actos del día a día.

La ciencia nos dice que cuando las luces están fuera y el sol se ha puesto, receptores envían mensajes a nuestro suprarrenal, glándulas pituitaria y pineal para calmar nuestra mente y para prepararnos para entrar en el estado de sueño. La glándula pineal también gobierna sobre nuestra conciencia y cuando se activa tiene la capacidad de ayudar a despertar y trascender hacia un estado superior del ser.

Debido a que el solsticio de invierno es el día más oscuro del año, nuestras mentes, cuerpos y almas tienen más tiempo para estar en un estado elevado de conciencia reflexiva. Esto nos permite no sólo recibir mensajes psíquicos e intuitivos sino también nos da la oportunidad de reflexionar profundamente sobre el año que ha pasado y hacia donde queremos centrar nuestra atención. Llega la noche más larga… pero también el Retorno de la Luz. A partir de ahora, poco a poco iremos recuperando las horas de luz que se nos quitaron

Los que están en el hemisferio sur también sienten una energía similar a la del Sol, que se despide del fuego de Sagitario y le da entrada al terrenal Capricornio.

El sol ingresa en el signo de Capricornio el 21 de diciembre y entramos en las profundidades del alma con el fin de descubrir y liberar los hábitos del pasado y creencias limitantes que nos atan a lugares donde ya no necesitamos estar. Capricornio corresponde al elemento Tierra modalidad cardinal, está regido por el planeta Saturno, el señor del Karma, cuyo trabajo consiste en despertarnos a nuestro máximo potencial, ofreciéndonos toda la ayuda necesaria para tener éxito en la obtención de nuestras metas, sueños y deseos. La energía terrenal se orienta a la aspiración de crecimiento en el plano físico, a partir del planteo de metas, logros y objetivos. En este sentido, Capricornio nos invita a crecer desde nuestra materia, tomando responsabilidad de todo lo que es nuestra vida, y así, con el Sol en este poderoso signo, el centro de nuestro Universo irradia una energía muy potente para crear conciencia de aquello que queremos materializar.

Saturno representa el principio de causa y efecto, dándonos de nuevo exactamente lo que hemos dado. Durante esta temporada oscura, podemos alcanzar una gran sabiduría en la contemplación de las lecciones kármicas del año que está por terminar. Este es también el tiempo para incubar una nueva visión para el año que viene. Hoy Saturno está en Sagitario, poniendo la capacidad de estructurar un nuevo cambio para el renacimiento de una nueva Conciencia del Ser.

La energía de Saturno nos obligará a enfrentarnos a la realidad y asumir la responsabilidad de nuestras vidas y de nuestras acciones y la única forma en que podemos hacer esto es ir dentro y ver nuestra alma como lo que realmente es, sin ataduras, sin máscaras y con completa honestidad. Es sólo a través de reconocer la oscuridad que realmente podemos apreciar la luz y avanzar en nuestras vidas a cosas más grandes y mejores.



Sólo cuando nos reconocemos y nos despojamos de nuestro ego es cuando podemos dar paso a nuestro verdadero ser. La energía Capricornio también nos llevará a que prestemos atención a la construcción de fuerza, tanto emocional como físicamente, asegurando que vale la pena invertir nuestro tiempo en caminar hacia nuestros objetivos.

Con el solsticio y el movimiento de Sol en Capricornio, es el momento perfecto para reflexionar sobre el paso del tiempo y hacia dónde nos dirigimos en el futuro cercano. Es tiempo de alinear nuestra Conciencia con la energía capricorniana del momento para impulsar aquello que todavía no existe en la realidad, pero sí en nuestros deseos auténticos, y construirlo paso a paso.

¿Cómo ha estado tu trabajo personal los últimos meses? El tiempo del Solsticio de Capricornio te ayudará y te facilitará una guía para cavar en las profundidades del alma para liberarte de juicios hacia ti mismo y hacia los demás, dando un paso hacia la aceptación y hacia una mejor versión de ti mismo.

¡Feliz Solsticio de Invierno!

Bendiciones.

Por: Pilar Villicaña

pilar@concienciacosmica.org

Leave a Reply