Vence los obstáculos con certeza

sin dudas
La fe en nosotros mismos comienza con nuestra certeza en la Luz del Creador. Disipamos la duda cuando deseamos tener certeza. Cuando se presenta un percance, recuerda que hay una lección esperándote. Continúa dirigiendo tus pensamientos hacia la certeza en que Creador tiene un plan y tú eres parte de él incluso si ahora no puedes verlo.
 
Nuestros pensamientos negativos quizá sean el mayor obstáculo para que llevemos a cabo nuestras intenciones para el futuro. Los pensamientos negativos refuerzan la falta de confianza en nosotros mismos, lo cual hace que sea difícil abrir el canal para bendiciones más grandes.
 
Una vez que establezcas una meta, haz tu máximo esfuerzo. Incluso si buscamos mejorar nuestra vida, no hay garantía de que tendremos éxito. Fracasaremos de vez en cuando, pero tener certeza significa aceptar esto y entender que el fracaso nos enseña lecciones importantes.
 
Cuando vemos los fracasos como parte del proceso y no como un obstáculo para la transformación, podemos seguir adelante con un espíritu más optimista.

Al tener certeza nos sentimos más capaces y esperamos tener éxito al alcanzar nuestras metas. Cuando silenciamos la duda en nosotros mismos comenzamos a abrir nuestra vida a los milagros y a las bendiciones.

En términos simples: cuando no crees que algo bueno pueda pasar, no ocurrirá nada bueno. Michael Berg dice: “Una vez que tenemos certeza total —cosa que no es fácil de desarrollar— nos damos cuenta de que aun las cosas más pequeñas, que no tienen sentido y que van en contra de todo lo que parece correcto, vienen a nosotros por parte del Creador y, por lo tanto, nos hacen felices”

Por: Pilar Villicaña

pilar@concienciacosmica.org

Fuente: Kabbalah Centre

Leave a Reply